En la provincia de Misiones, a poco del límite con Brasil, se encuentra esta atracción turística que ha sido elegida una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo. Te contamos qué visitar y cuándo hacerlo.

En el mapa de la Argentina encontramos un sinfín de encantos, desde el Río de la Plata hasta la Cordillera de los Andes, y de los paisajes patagónicos hasta las bellezas del norte. En el listado de destinos argentinos, uno de los más destacados es Cataratas del Iguazú, en Misiones. Perfecto para una escapada de fin de semana o para visitar optando por paquetes que ofrecen estadías de tres o cuatro jornadas, suficientes para disfrutar y conocer este fenomenal espectáculo que nos regala la naturaleza en el extremo norte del país.

No es casualidad de “las Cataratas”, tal como se las conoce y menciona en la Argentina, hayan sido declaradas una de las Siete Maravilla Naturales del Mundo. Estas espectaculares caídas de agua se encuentran sobre el río Iguazú, en el límite entre Misiones y el estado brasilero de Paraná, dentro del Parque Nacional Iguazú, un área protegida que comparten los países vecinos. Allí hay un total de 275 saltos y el 80 por ciento están del lado argentino. Es posible hacer un recorrido por los conocidos Circuito Inferior o Superior, dos formas complementarias de apreciar este paraíso, así como disfrutar la atracción desde el lado argentino como del lado brasilero.

No puede faltar la fotografía en la Garganta del Diablo, el salto más imponente en Cataratas del Iguazú, el de mayor caudal y altura. Junto con este show de aguas que caen, arrullan con su música sin pausas, y salpican con su frescura a quienes caminan por las pasarelas dispuestas para el espectáculo; resulta ineludible mencionar la bellísima combinación de flora y fauna en esta zona, que todo aquel que visita el destino coincide en describir como “exuberante”. Un paisaje en el que conviven helechos y palmeras, copas frondosas que cuelgan las aguas, increíbles variedades de flores, mariposas coloridas, bambúes y aves autóctonas. Otros infaltables en el itinerario: una excursión bajo la luna llena, visitar las Ruinas de San Ignacio, las Minas de Wanda, Hito 3 Fronteras y la Represa de Itapiú.

El clima en Iguazú es subtropical húmedo, típico de la zona selvática. El viajero debe tener presente que allí los días de verano son muy calurosos, aunque no hay una gran amplitud térmica en las diferentes estaciones. Más allá de algunas excepciones en el calendario, una escapada a las Cataratas puede hacerse en cualquier época del año, con hoteles y todas las comodidades dispuestas para el turismo en la zona. Eso sí: es en diciembre y enero cuando el caudal del agua alcanza sus mayores niveles.

En Buquebus contamos con paquetes para viajar a este destacado destino argentino en diversas épocas del año, incluyendo estadía en hoteles, excursiones, y pasajes aéreos. Además hay que tener en cuenta que en la ciudad de Puerto Iguazú opera un Aeropuerto Internacional. Para tener en cuenta: en vista a la belleza de este destino, es usual que la demanda sea muy alta en época de vacaciones o en ocasiones como Semana Santa o fines de semana largos. La recomendación: comprar siempre con antelación los pasajes, reservar alojamiento o bien comprar los paquetes  con todo armado. Quien tiene la suerte de poder viajar fuera de temporada, podrá disfrutar de Cataratas del Iguazú con un poco más de exclusividad, con el fuerte arrullo de los saltos en un espectáculo más íntimo.